Un año después de haber llegado por primera vez al corregimiento de Aguas Frías, Maureen Orth, una estadounidense que se convirtió en la madrina de más de 300 niños en Antioquia, supo que su nombre se escucharía en Medellín por muchos años. “Allí estaba un edificio de ladrillos con un letrero burdo y escrito a mano que fue una feliz sorpresa para mí: Escuela Marina Orth”

Más Información