Las niñas del equipo “Little Engineers” de Medellín ganan la competencia internacional de robótica

 

Las “Little Engineers”, un equipo 100% femenino de los clubes de robótica de la Fundación Marina Orth, ganaron el primer lugar en su categoría, en la competencia internacional RoboRAVE 2018, en Albuquerque, Nuevo México.

Susana Ocampo y Paulina Cerón de 13 años y Susana Sánchez de 12 años, todas estudiantes de octavo grado en la escuela pública Santa Juana de Lestonnac en Pedregal – Medellín, vencieron a otros 30 equipos de niños de China, Estados Unidos, Japón, India y México en el reto “Seguidor de línea”, categoría “Middle School”. El robot que construyeron tenía que seguir una línea y pasar unas intersecciones para lograr depositar 201 pelotas de ping pong en una caja y volver a su punto de partida.

Sus entrenadores de la fundación Marina Orth, Natalia Mazo y Andrés Jején, han estado trabajando con las niñas durante dos años, enseñándoles a programar, construir circuitos y programar su robot.

Además, “DigiMinds”, el segundo equipo de la fundación que también viajó a Albuquerque, fue el equipo más joven en su categoría, también compitiendo en el reto “Seguidor de línea” en la categoría “Middle School”. Sebastián Duque y Juan Pablo Vázquez de 10 años y Mateo Taborda y Juana Valentina Castaño de 11 años, clasificaron a los octavos de final y terminaron de séptimos en la general, sus entrenadores fueron Alejandro Calderón y Lina Mesa.

Los dos equipos ganaron el derecho de competir gratis en Albuquerque, al ganar la competencia nacional en Medellín en octubre pasado. Pudieron, además, viajar a los Estados Unidos siendo su primer viaje en avión. Este sueño se logró gracias al patrocinio de Avianca, Auteco, el esfuerzo de las familias de los niños quienes también sumaron y dos campañas de Crowdfunding hechas en Estados Unidos y en Colombia.

Además de competir, conocer niños de varios países y aprender muchas cosas nuevas, tuvieron la posibilidad de visitar el museo de Historia Natural, el Parque Explora, el zoológico y una escuela secundaria que también trabaja estrategias STEM (Science, Technology, Engineer and Mathematics). Algunas de estas visitas fueron organizadas por los ex voluntarios del Cuerpo de Paz de Colombia que viven en Albuquerque.

“Esta competencia será un punto de inflexión en mi vida que siempre recordaré”, dijo la Pequeña Ingeniera, Susana Ocampo. Añadió su compañera de equipo, Paulina Cerón, “Me siento afortunada de haber tenido esta experiencia con la fundación, haber aprendido mucho y reconocer mis propias capacidades”.

La fundadora Marina Orth dijo: ” Estos niños son el mejor ejemplo del trabajo que hacemos en nuestra Fundación, donde todos los días entregamos con amor y pasión educación de calidad para que todos los niños encuentren su máximo potencial y desarrollen las habilidades para que puedan competir con éxito en el siglo XXI en cualquier parte del mundo”.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *