Gracias a nuestros cooperantes, a lo largo de estos años hemos logrado impactar a través de nuestra metodología en Medellín y otros municipios del departamento de Antioquia y el Valle del Cauca a más de:
0
Estudiantes beneficiados
0
Computadoras entregadas
0
Maestros impactados
0
Escuelas beneficiadas
0
Becas otorgadas

Testimonios

Cuando estaba en noveno grado conocí a la Fundación Marina Orth, a través de dos de sus mejores maestros y de unos computadores verdes que parecían de juego. A partir de ahí, esta Fundación alimentó en mí el hambre más grande para un niño, el hambre de descubrir.
A través de voluntarios, de tecnología y de reuniones en la pequeña oficina que la Fundación ocupara en mi también pequeño colegio, se me abrieron las alas y se me dijo que el mundo era grande y yo no tan chico como las fronteras de mi barrio.
Empecé entonces a soñar con lugares enormes, llenos de museos, de arte, de edificios y culturas diversas. Y antes que todo eso, dejé de soñar en poder soñar porque eso ya me había sido permitido al fin.
Esta Fundación se ha convertido en mi familia y me ha llevado a pensar que mi actitud ética idealista puede tener sentido, que pensar en un mundo mejor, aunque sea ideal es posible y que saliendo del barrio Llanaditas, uno de los más afectados por la delincuencia común en Medellín, uno también puede ser un actor importante de ese cambio. Porque cuando un niño tiene oportunidades, el mundo es siempre un tanto mejor, la Fundación ha hecho que los valores de libertad, solidaridad, fraternidad y equidad, tengan hoy algún contenido.
Hoy curso el quinto semestre de derecho en uno de los establecimientos de educación privada más prestigiosos del país. Cuando estaba pequeño yo imaginaba esta universidad, la veía lejos de mi alcance, alguien incluso me dijo alguna vez –los que viven aquí no van a esas universidades, piensa en algo útil, sé realista-. Hoy, sin embargo, pienso en ese realismo y pienso que la Fundación me ha salvado de sus garras; y pienso que los niños colombianos de las nuevas generaciones le deben ser arrebatados también. ¡Ese es mi sueño!

marlon-e1496415198283.jpg
Marlon Vargas – Facultad de Derecho Universidad San Buenaventura (Medellín)

Nuestra Meta a 2021

Estudiantes

  • Logro
  • Meta

Maestros

  • Logro
  • Meta

Escuelas

  • Logro
  • Meta

Impacto geográfico 2016 Colombia